Av. Providencia 2251. L.01 / L.027-028 / L.021 / L.036
(562) 2333 2254
contacto@ijohanna.cl

USB Tipo C: todo lo que necesitas saber

Cada año los fabricantes se comprometen más en introducir lo mejor en sus productos no sólo para impresionar, sino también para mejorar nuestra vida y experiencia de usuario. Durante los dos últimos años hemos visto aterrizar y afianzarse al famoso USB tipo C, cuya principal característica es la de ser reversible. Pero todavía esconde algunos secretos más y tiene un lado oscuro hasta que se normalice el estándar.

¿Qué es el USB Tipo-C?

USB (Universal Serial Bus) es un estándar de cables y conexiones para pasar energía eléctrica y datos entre dispositivos electrónicos. El primer estándar llegó en 1998 y en agosto de 2014 vio la luz el último, el famoso USB Tipo C junto con una nueva versión de velocidades de intercambio de datos y paso de energía, el USB 3.1.

Hay diferencia entre el tipo de conector y la versión USB. Es decir, cada forma de conector tiene una velocidad de datos y un límite en la intensidad de la corriente eléctrica que soporta. Las clavijas con USB Tipo A y Tipo B solo tienen 4 conexiones, pero las clavijas con USB 3.1 Tipo C tienen 24, por ello soportan más energía y velocidad.

Por ejemplo, el USB 2.0 tipo micro-B que tiene actualmente la mayoría de los smartphones solo soporta 5 Voltios a 2 Amperios y una velocidad de transmisión de 480 Mbit/s; un USB 3.1 Tipo C llega hasta los 20V a 5A y con una velocidad de transmisión de hasta 10 Gbit/s. Por esta razón no vale cualquier cable para un USB Tipo C, por lo general son más gruesos para soportar toda esa electricidad.

Hay una gran confusión con la carga rápida ya que no es estándar. Casi cada fabricante ha desarrollado su propia tecnología alejándose del estándar y haciendo más difícil la adaptación al USB 3.1. Para conocer a fondo el batiburrillo de la carga rápida puedes visitar este artículo:

Ventajas del USB Tipo C

Las ventajas de tener un nuevo estándar son bastante claras: más potencia y más velocidad. Pero además viene acompañado de una clavija Tipo C reversible, es decir, da igual la orientación al conectar, funciona en cualquier posición.

Ha sido diseñado para garantizar más de 10 mil ciclos de uso y, por lo tanto, para durar en el tiempo y se puede usar para cargar el smartphone o un dispositivo adicional, o para transferir datos. A estas ventajas se suma la posibilidad de aumentar la velocidad de transferencia de datos (solo si tu dispositivo y el que está conectado ofrecen un USB Tipo-C compatible con USB 3.1).

Inconvenientes del USB Tipo C

Cables peligrosos con clavija Tipo C y estándar USB 2.0

No todos los fabricantes se están ajustando al nuevo estándar. Algunos cables tienen clavija USB Tipo C pero solo incluyen el estándar USB 2.0, una práctica muy peligrosa. Si usamos estos cables con cargadores y smartphones que sí tienen el estándar del Tipo C, el USB 3.1, podemos llegar a dejar inservible el smartphone o la tableta como le pasó al Pixel C de Benson Leung, ingeniero de Google.

Teléfonos con clavija tipo C que no soportan USB 3.1

El problema no solo está en los cables, también pasa con los smartphones. Hay dispositivos que aun teniendo la clavija tipo C no soportan el estándar USB 3.1. Un buen ejemplo es el Huawei P9, con puerto USB tipo C y solo soporta USB 2.0, pero desde luego no es el único. De esta manera los cables malos se han extendido como una epidemia ya que de todas formas funcionan porque ni nuestros dispositivos ni sus cargadores respetan el protocolo del estándar UBS 3.1 tipo C.

Sin embargo, si tienes un dispositivo Google en su bolsillo (Pixel 3, Pixel 3 XL, Pixel 2, Pixel 2 XL o anterior) puedes estar seguro de que la compatibilidad con USB 3.1 está disponible. Incluso los últimos smartphones Galaxy ahora utilizan el estándar USB 3.1 rápido.

El USB Tipo C es incompatible con la carga rápida propietaria de los fabricantes (es más una ventaja)

Esto en realidad no es un inconveniente pero va en contra del prejuicio que tenemos sobre carga rápida. El Quick Charge de Qualcomm (1,2 y 3), Turbo Charge de Motorola o el OPPO VOOC Flash Charge utilizan la línea de datos para ofrecer un extra de energía en el USB 2.0. En el USB 3.1 esto está prohibido pues la línea de datos solo se puede usar para datos.

La energía en el Tipo C no necesita usar la línea de datos ya que soporta mucha más electricidad (100W) que la carga rápida tradicional (hasta 18W), de hecho puede ser hasta 5 veces más rápida (teóricamente) que la carga rápida actual.

La tecnología estándar USB 3.1 con tipo C para carga se llama Power Delivery o USB-PD. Qualcomm ha decidido hacer compatible su Quick Charge 4.0 con USB-PD, y esperemos que el resto de fabricantes se unan al carro del Power Delivery por el bien de todos

Consejos para usar el USB Tipo C

Aunque tengamos una clavija tipo C en el dispositivo es mejor cerciorarse en las especificaciones del estándar USB del dispositivo (2.0, 3.0 ó 3.1)

Cuidado con los cables USB Tipo C baratos, te pueden salir muy caros si son de mala calidad.

Si tu dispositivo tiene carga rápida usa siempre el cable y cargador que vienen con el dispositivo.

Si necesitas un recambio infórmate bien antes si es de calidad y si es compatible con tu dispositivo.

WhatsApp Contáctanos